N


-Así que estás enamorado, ¿eh?
El chico se me quedó mirando con sorpresa, boquiabierto, mientras yo sacaba cigarro y mechero de una pequeña pitillera de plata.
-No pongas esa cara, por favor. Das vergüenza-ordené, haciendo girar la rueda del mechero-. Dime, ¿quién es ella?
He de admitir, en su defensa, que no respondió con palabras. Pero, por una milésima de segundo, sus ojos se movieron para clavarse en una chica de pelo negro ondulado que esperaba el autobús al otro lado de la calle.
-Interesante... Apuntas alto, ¿eh, chico?
Y solté una carcajada.
-¿Quién demonios eres?-preguntó, saliendo al fin de su estupor.
-¿Qué más da eso? No estoy aquí para hacerme tu amigo; estoy aquí para ofrecerte mi ayuda para conquistarla. ¿Te interesa?
-Esto tiene que ser una coña... Te han pedido que lo hagas, ¿no? Que vengas a decirme esto. Seguro que ha sido Joan. Maldito cabrón...
No pude evitar reírme. Su voz, sus gestos, el rubor de sus mejillas... Era demasiado, no supe contenerme.
-No digas gilipolleces. No le has dicho a nadie que estás enamorado, ni siquiera a tus mejores amigos.
-Pero, entonces, ¿cómo...?
-Tengo un “don”. Se me da bien reconocer a los que necesitáis ayuda, y mejor aún prestárosla; a cambio, solo necesito que aceptes devolverme el favor cuando te lo pida. Así que, ¿te interesa?
Mientras hablaba, le tendí la mano derecha, sujetando con la otra el cigarro. El muchacho vaciló, miró de nuevo a su alrededor buscando a cualquiera de sus amigos y, por fin, me la estrechó.
Sonreí, mostrando mis dos filas de dientes blancos. Alguna vez me han dicho que parecen los de un tiburón y, aunque creo que lo dicen como un insulto, he de reconocer que no me molesta. Los tiburones molan.
-Bien, entonces ya hemos terminado-murmuré, retirando la mano. El chico me miró, perplejo, sin moverse del sitio-. ¡Vamos! ¿Qué esperas? Ve con ella.
El joven echó a andar y, tras mirarme por última vez, agitó la cabeza intentando convencerse de que todo había sido una broma de mal gusto. Mientras se alejaba, abrí un poco los labios, lo justo para dejar escapar una pequeña nube de humo que, por un instante, tomó la forma de una mujer gris antes de desvanecerse.
-No la empujes demasiado fuerte, Vash'y-susurré, aplastando el cigarrillo contra el suelo.
Una ráfaga de viento se levantó de pronto, arrancando algo de las manos de la joven que, con auténtico pánico, se lanzó hacia la carretera para recuperarlo. Imagino que el corazón del chico se detuvo durante un instante y, tras un momento de duda, soltó su mochila para agarrarla y tirar de ella hacia la acera.
La carrocería del autobús pasó a escasos centímetros de su cabeza, revolviendo sus bucles color azabache, y me pregunté si no habría sido mejor dejar que la aplastase. La verdad era que hacía tiempo que no disfrutaba de un buen espectáculo, pero en aquel momento no podía permitirme ser derrochador: después de diez años sabáticos encadenados en los que había consumido la cuarta parte de los favores que tenía acumulados, necesitaba recuperar el tiempo perdido.
Hurgué en el bolsillo derecho de mi abrigo, saqué una pequeña libreta de cuero negro y, soltando el elástico que la mantenía cerrada, taché el nombre de Vash'y e incluí el de ambos jóvenes.
Ella me debía la vida; él, haber alcanzado el amor de su juventud. Dos deudas del nivel más alto a cambio de Vash'y, una mujer a quien apenas le había concedido el deseo de tener un carro de caballos hacía tres siglos. Era un buen negocio.
Me froté las manos.
Sí, volvía a estar en racha, y pronto volvería a encabezar el ranking de prestamistas. Y entonces me podría permitir un pequeño capricho, con mucha sangre y vísceras.

En fin, hoy estaba intentando escribir algo decente y se me ocurrió este personaje. Lástima que no me diese la inspiración para ponerle un nombre más allá de "N", ¿no?
Puede que pase como con Ania y lo abandone, pero le veo futuro y espero utilizarlo de cuando en cuando en historias cortas sin orden cronológico alguno (¿Y por qué? Porque yo molo xD). ¿Os gusta? Voy a intentar que sea algo capullo-sádico, pero encantador, a ver si hay suerte.
Y respecto a la historia, ¿es demasiado liosa? Supongo que se irá aclarando según publique más trozos, pero si no, preguntad :)
Nada más por aquí, pero parece que, por ahora el plan de revivir este blog va bien. Pero que nadie descruce los dedos aún, ¿eh?

3 comentarios:

  1. Me gustan la sangre y las vísceras. Si te digo la verdad, últimamente me aburren bastante las novelas y el leer vidas inventadas de personajes también inventados. Pero hago excepciones cuando están bien escritos e incluyen las palabras sangre y vísceras xD Por si no ha quedado claro, sí me gusta N (¿será siempre N o tendrá un nombre en algún momento?) y no me ha parecido liosa, aunque sí que siento que se nos ha ocultado mucha información valiosa xD Ya nos iremos enterando, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Es liosa.
    Y más te vale que siga siendo así.
    Sabes que tengo una insana predilección por los capullos sádicos encantadores.
    Ciertamente, tengo una insana predilección por ti, pero eso ya lo sabías.

    He leído tu entrada anterior, áis, que ilusión verme mencionada y darme cuenta de que no te has olvidado de esta pequeña Princesa Gris que siempre siempre siempre siempre tiene las puertas de su Palacio de Plata abierta para su Caballero de la Estilográfica.

    Te he echado universos de menos, de verdad de la buena, y me he emocionado con tu regreso, que placer leerte y tener noticias de una posible futura publicación! Me hacen los ojos chiribitas al pensarlo!
    *_*
    Quiero una edición dedicada si se presta la ocasión, eh¿?


    Enormes besos plateados, Caballero.
    Has llenado de brillos de felicidad e ilusión el Palacio de Plata

    ResponderEliminar
  3. Un placer volver a leerte, Carlos!! Me alegró muchísimo leer tu comentario en mi entrada ^^
    Me ha gustado mucho este nuevo comienzo, N promete bastante. En cuanto a lo lioso... no demasiado, simplemente falta información por descubrir y espero que vayas aclarándolo todo.
    Mucho ánimo con todo y espero verte más a menudo, porque ha pasado mucho tiempo.

    Besos muchos y enormes!!

    ResponderEliminar