Tú decides

Lo siento, pero yo no sé amar.
No sé tartamudear cuando quiero hablar contigo, ni mirarte de refilón cuando no te fijas, ni sonrojarme y tropezar cuando me saludas.
No sé fingir mal que no me gustas mientras te lanzo indirectas y te conquisto lentamente, ni ponerme a temblar cuando siento el tacto de tu piel acariciándome, y tampoco sé quedarme en blanco, apartar la mirada y odiarme por no haberte dicho nada (otra vez).
No sé callarme y fantasear sobre lo que podríamos ser.
Créeme, daría cualquier cosa por aprender, porque parece que todo el mundo se guía por esas mismas reglas y yo soy el único imbécil que nunca aprendió a amar así.
Y, a pesar de todo, creo que te quiero.
Porque si se me acelera el corazón con solo verte sonreír, si se me encoge el alma cuando lloras, si cada momento contigo es como un atisbo del paraíso... Eso también es amor, ¿verdad?
Sé que no se nota, que no se puede ver desde fuera. Sé que no se me da bien pensar solo en ti y en nada más. Sé que, quizá, es algo demasiado sutil como para apreciarlo incluso fijándote.
Pero estoy seguro de que ese amor está ahí, en algún lugar dentro de mí. Sé que te quiero aunque no sepa hacerlo de la forma habitual, y que haría lo imposible para robarte un instante de felicidad.
Y sé que tal vez no es suficiente para ti.
Si no soy capaz de exteriorizarlo, si no tengo pruebas, si no puedo demostrar que ese amor existe más allá de mis palabras, ¿cómo puedo esperar que creas en él ciegamente? Soy un mentiroso, esa es mi profesión. Me gano la vida hablando de sentimientos de mentira, contando vidas no vividas; ¿por qué habrías de confiar en mí?
Y sin embargo aquí estoy, contándote todo esto, y aún tengo la vana esperanza de que me tomes en serio.
Supongo que al final resulta que soy más romántico e iluso de lo que me gustaría admitir.
Así que dentro de un instante voy a besarte, o al menos a intentarlo, y tú tienes dos opciones: puedes desconfiar y apartarte, romperme el corazón en mil pedazos (aunque, claro, nunca nadie se daría cuenta) y mañana ambos fingiremos que esto no ha pasado, o puedes creer en mis palabras y dejar que te muestre una milésima parte de este amor que me araña la garganta por dentro.
Sé que es injusto y cruel hacerte elegir, pero ya te lo he dicho: yo no sé amar. No sé dejarlo correr y esperar a que me quieras. No sé enamorarte día a día.
Quizá estoy siendo algo egoísta, y un poco suicida también, pero el instante se ha acabado.
Ya no hay marcha atrás.
Tú decides.

AAAAAAGH Ò_Ó ¿Cómo es posible que algo tan cutre me haya llevado tanto tiempo? No sé, las Musas deben de estar enfadadas conmigo y me lo ponen difícil para escribir. Menudas harpías... Sea como fuere, la cosa esta de aquí arriba es una pastelada, así que deberíais ir a miraros la glucosa porque seguro que os ha subido. A mí por lo menos sí. Bueno, quizá el montón de lacasitos, chocolatinas y yogures que me he comido esta semana tengan algo que ver, pero eso es especulación. Jum.
PD. Estaba pensando en abrir un segundo blog (mala idea, Carlos). No sería para escribir textos, sino para hablar algo de mi vida -que da poco de sí-, de los libros que leo, las películas que veo... Sé que podría hacerlo por aquí, pero después de tanto tiempo creo que la temática de este sitio está muy fija y no encajaría. ¿Vosotr@s qué opináis?


-¿Crees que serás feliz con él?
-No lo sé. La verdad es que ni siquiera sé si realmente le quiero. Pero ya no puedo seguir aquí contigo solo por costumbre; no puedo contentarme con ser moderadamente feliz.

4 comentarios:

  1. Hay muchas maneras de amar y (casi) todas son igual de válidas.

    Pd: A mí me parece guay la idea, ya tienes una lectora ^^

    Diálogo directo y cierto, como siempre (no me curro mucho el comentario porque hoy estoy matada xD)

    ResponderEliminar
  2. Yo soy igual. No te asustes. El amor es raro, tío. Yo tengo los sentimientos cambiados y reacciono del revés, pero ¿acaso eso es malo? ¿Quién es el que decidió que algo sería o no amor?

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión eso también es amar, pero claro, luego depende que esa forma sea la que busca la otra persona. Pero amar es, eso seguro ;)

    ¿Pastelada? Esto es chocolate amargo puro 100% comparado con la sarta de cursiladas y gilipolleces que leo en los estados de las redes sociales jaja Eso sí que es para morirse de diabetes XD

    PD: Pues como veas, como tus instintos te dicten. Por mí bien, un blog más para añadir a mi lista de lectura, así que... ;) Prueba, y si al final no te convence pues nada, lo has intentado :)

    Un graaaaan abrazo :*

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar