Y por arma llevaba una pluma

Shhh.
No digas nada, solo escucha.
¿Lo notas? Ese silencio titánico que lo envuelve todo, ¿lo oyes?
Es el vacío que dejan a su paso todas las palabras que nunca llegamos a decirnos.
Y es tan grande, tan abismal, tan sobrecogedoramente infinito... No entiendo cómo no lo has notado antes, pero sé que ahora ya no podrás ignorarlo más. Lo sentirás subiéndote por la espalda, enredándose en tu piel, lamiéndote la nuca con su aliento cálido y fangoso; lo verás al mirarte en el espejo como una sombra difusa que te consume el brillo de los ojos y que no se va aunque enciendas todas las luces de la casa.
Es un silencio cruel y triste alimentado de las vagas siluetas de nuestros sueños, pero a pesar de todo sigue siendo morbosamente hermoso. Quizá ahora no lo comprendas, pero cuando hayas convivido con él durante un tiempo empezarás a vislumbrar la belleza que esconde. Su poder, su fuerza, su potencia... Es un silencio tan enorme que podría oírse por encima del estallido de un millón de bombas atómicas.
Y pronto empezará a meterse dentro de ti por cada poro de tu piel de porcelana, mordiéndote como una jauría de lobos hambrientos, llenándote con su infinita inexistencia. Te arañará la garganta, vaciando cualquier palabra que consigas pronunciar hasta convertirla en el esqueleto de una frase; te golpeará los dientes hasta que te duela masticar el aire; te comprimirá los huesos hasta que solo puedas levantarte apoyándote en tu orgullo; te devorará el cerebro hasta que no haya en él hueco para nada más que su abrumador silencio.
Poco a poco irás perdiéndote en sus más recónditas transparencias, hundida hasta la coronilla en su vaporosa esencia que parece volverse plomo fundido cada vez que respiras, absorbida por las viscosidades de sus noches sin estrellas. Sentirás, entonces, cómo empieza a golpearte los pulmones, divirtiéndose en arrugarlos y estirarlos, y puede que entonces notes el calor asfixiante que irradia mientras sube por tu columna y te nubla la visión, hundiéndote en un infierno difuso y con aroma a lágrimas evaporadas.
Y será entonces cuando ya no puedas más, cuando la soga que te rodea el cuello se hunda en tu piel hasta abrasarte y el dolor destilado del silencio sea lo único en lo que puedas pensar.
El orgullo también te abandonará, arrastrado por una brisa huracanada de sinceridad, y vendrás ante mí para decirme todo aquello que te obligaste a callar.
Te quiero.
Te amo.
Te necesito.
Puede que hasta me confieses que quieres tener un hijo llamado Lucca con mis ojos y tu sonrisa.
El silencio implosionará sobre sí mismo en una vorágine de agonía liberadora, y simplemente desaparecerá. Y entonces comprenderás que ese silencio avasallador que te quemaba las entrañas era necesario.
Porque si no doliese guardarse las palabras, ¿qué sentido tendría confesar la verdad?

La verdad es que construí el texto en torno a la última frase, que se me ocurrió viendo Caso Abierto. Porque, en serio, ¿qué sentido tiene confesar un crimen tantos años después si ni hay pruebas en tu contra, ni nadie en prisión sufriendo por tu crimen? Yo lo veo egoísta: eligen librarse su dolor sin pensar en que será su familia quien cargue con él. Y, desde el punto de la familia de la víctima, dudo que les sirva de mucho saber quién fue el que mató a tu familiar/amigo, ¿o acaso eso los revive?
En fin, después de esta tontada de opinión que dudo que nadie comparta, pasamos al diálogo y yo me desaparezco :)

-¿A qué le tienes miedo?
-A los bichos, a la sangre, a la oscuridad...
-Eso son pequeños miedos. Yo quiero saber qué te quita el sueño, qué te aterroriza.
-Eso es fácil: perderte.

4 comentarios:

  1. Primero de todo me ha fascinado esto: aliento cálido y fangoso (lo he imaginado y no era agradable)
    Segundo: TE QUIERO, TE AMO, TE NECESITO, NO TE DIGO LO DE LOS HIJOS PORQUE NO TE GUSTAN LOS NIÑOS JAJAJA. Tio, en serio, te voy a obligar a escribir algo bonito una vez al mes, lo meterás en un sobre y me lo envias. No tiene que hablar de mi, solo ser bonito. Eres un maestro en hacerme sonreir aunque sepa que tus palabras no van por nadie, son fruto de tu imaginación.

    Me encanta, mucho.
    Y gracias por tus fieles comentarios, son importantes para mi.
    (al fin ayer pude dormir como si me hubieran drogado jajaja ^^)

    ResponderEliminar
  2. No sabes lo feliz que me haces al no haberte olvidado de mi (qué pava que soy, pero es verdad).

    Gracias. Supongo que me voy a tener que acostumbrar a la nueva temática de mi blog, y las nuevas críticas u opiniones jaja Me sorprendes que tú también dejaras el blog durante un tiempo, ¿cuál fue el motivo de semejante tontería? Ains...

    Sí bueno, alguien lo encontró y ya sabes el boca a boca... Así que no vi otra solución que cerrar; me planteé hacerlo privado pero ya se me quitaron las ganas.

    Céntrate en segundo de bachillerato -aunque sé que eres un chico de sobresalientes-, ese fue el curso que me amargó a mi la vida, por eso lo repetí. Ahora he terminado la selectividad, me toca esperar a los resultados y volverme loca con las decisiones de dónde estudiar, dónde vivir y cómo... El resto, sí, sigo bailando y viajando todo lo que puedo. Ahora quedando con muchos más amigos y más internacionales. ¿Te acuerdas de mi amigo japonés? Es mi novio desde hace un año y medio y bueno, esto me obliga a viajar, conocer nueva gente, y por supuesto aprender mucho inglés. Todo un poco locura, sí.

    Estoy segura que vas a tener mucha suerte en el concurso, y si no es porque hay tongo -en serio, en concursos de literatura hay muchos casos raros.
    Mucha suerte en el curso, te doy todo mi apoyo!

    Con respecto a tu texto de hoy, digamos que sí es egoísta si lo enfocas desde ese punto de vista. Pero en el caso de la familia que sufrió la muerte del asesinado, supongo que se queda aliviada al saber que el culpable de tanto dolor está pagando por sus actos. Pero no sé, lo argumentas tan bien que cualquiera duda de sí mismo jajaja

    El diálogo, me encanta.

    Un besazo lindo! ^^

    ResponderEliminar
  3. Vaya, precioso. Me he quedado embelesada. No sé si será que estoy un poco en modo tristón y me ha venido de perlas o qué pero... Enhorabuena ;)

    Sobre lo del crimen, no lo veo egoísta, lo veo gilipollas XD Si tienes la oportunidad de irte de rositas, hazlo. Ten cojones. Si crees que no vas a aguantar la culpabilidad, entonces abstente de matar. Pero bueno, las cosas luego son mucho más complejas, así que...

    Así que empiezas 2º, ¿no? ¡Pues mucho ánimo! Yo he pasado la experiencia este año que ha pasado y la verdad es que no ah estado tan mal. Es cierto que estaba muy ocupada porque también trabajaba y debía ir a una academia y llegaba siempre de noche a casa pero sobreviví y el curso fue bastante más fácil de lo que me decían. La época de exámenes es jodida como todas, claro, pero se aguanta. Así que con tu cabeza seguro que te lo sacas como otro curso más. Y Selectividad es una tontería luego, así que a por ella ;D

    Un besazo :)

    ResponderEliminar