Time to go

Ha llegado el momento de dejarte marchar.
No te voy a mentir, no quiero hacerlo. Si pudiera fingiría que no lo sé, que estoy ciego y no he visto lo evidente; pero, ya lo sabes, mentir nunca se contó entre mis habilidades.
Duele muchísimo, espero que lo sepas. Duele tener que ser el que hace lo correcto y se lleva los golpes, y saber que para ti siempre seré el capullo que te rompió el corazón. Pero hoy, cuando me he despertado y estabas a mi lado, mirándome con esos ojos oscuros que me dejan sin respiración, he comprendido que estar conmigo te hace más daño que bien. Tú me quieres, y yo... Yo no sé cómo quererte. No lo suficiente, al menos.
Y supongo que podría ser egoísta y seguir devorándote poco a poco, noche a noche, pero no soy capaz de hacerte eso. No a ti. He estado demasiadas veces en tu situación, y sé cuánto dolor acabarías sintiendo antes de elegir alejarte de mí, y cómo, aún entonces, tendrías que lidiar con los remordimientos, el miedo a la soledad y la decepción con ese estúpido sentimiento que te rompió en pedazos.
Lo siento, pero no puedo permitirlo. No puedo dejar que te autodestruyas sabiendo que es por mi culpa, y la única forma que tengo de evitarlo es destruirte yo. Así al menos me aseguraré de que los daños no sean irreparables.
¿Yo? Yo estaré bien, por supuesto. Escocerá al principio, pero ya has visto mis cicatrices: estoy acostumbrado al dolor. Lo que, por otro lado, es un poco triste, ¿no crees?
Espero que ahora entiendas por qué desde el principió me negué a darnos una oportunidad, por qué no quería arriesgarme. El amor es un juego cruel en el que nadie gana, pero del que todos salimos perdiendo y con un amargo sabor de boca que nunca termina de irse. Si tan solo hubiera sabido resistirme a tus sonrisas...
Pero antes de todo esto, antes de volatilizar esta relación y arrancar de un tirón todos los bonitos momentos que compartimos, voy a permitirme ser un poco codicioso y robarte un último día, unas cuantas horas perfectas que recordar cuando el vodka no sea suficiente para no pensar en ti.
Así que nos ducharemos juntos, te prepararé unas tostadas francesas e iremos a esa exposición de arte contemporáneo que llevas semanas queriendo ver conmigo. Por la tarde iremos al cine, a ver alguna película romántica, de esas en los que sí existen los finales felices, y cenaremos en el restaurante al que te llevé para nuestra primera cita. Y luego, mientras paseamos por las calles de esta ciudad triste y gris que es Madrid, te besaré tantas veces como pueda, y me resistiré a volver a casa porque sabré que, en cuanto crucemos el portal, la realidad volverá a golpearme y tendré que enfrentarme a ella. Al final acabaremos en un parque a las tantas de la madrugada, sentados en los columpios con nuestras manos entrelazadas, intentando cazar estrellas entre ese polvo negruzco que desprende la ciudad hasta que, rendidos, tengamos que volver a casa a destruirnos mutuamente. Y, en cuanto salgas del piso dando un portazo, yo apagaré las luces, me sentaré en el suelo y me permitiré llorar en silencio.
Y me negaré a quedarme dormido para no tener que despertarme solo. De nuevo.

Exámenes D:< No, en serio, los odio. Mis compañeros son estúpidos (bueno, todos lo son, no solo los míos) y los acumulan en la última semana, y luego se estresan porque les falta tiempo y se empeñan en cambiarlos y blablabla. Son tan asesinables...
Cambiando de tema: LaNiña, amor, ¿cómo es que nos abandonas? :( Imagino que tendrás tus razones, pero... ¡Jo! Sea lo que sea lo que te impulsa a irte, espero que se arregle y que pronto regreses con tus palabras, porque las echaré de menos. Y mucho.
Un beso enormísimo a todos, y especialmente grande para ti.

8 comentarios:

  1. He estado en el lugar en el que se hallaba la chica, cuando alguien te quiere pero no lo suficiente y en vez de destruirte dándote sólo la mitad de lo que podrías tener, te deja sin nada para no causar más desperfectos. Y la verdad es que agradezco poder leer la otra parte, echaba en falta algo con lo que entender todo.
    No suelo comentar, máxime en las últimas semanas (bueno, quizás algo más de semanas) que estaba bastante desconectada de todo esto. Y es un gusto leer los blogs que sigo y ponerme al día.
    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, ¡qué alegría que te haya gustado! La verdad es que era un experimento un poco arriesgado, intentar ponerse en el lugar del malo... No estaba muy seguro de qué saldría, pero comentarios como el tuyo me dan ganas para seguir en esto :)
      Dejando esto a un lado, y aún a riesgo de quedar rematadamente mal, ¿habías comentado alguna vez? La verdad es que, durante el año sabático que me tomé, he olvidado a muchas de las personas que seguía se han cambiado de nombre, y el tuyo no lo reconozco. Y si tuvieras un blog intentaría fisgar y reconocerte, pero no me aparece ninguno.
      Espero que no te ofendas y que mis palabras sigan gustándote, y que no dudes en comentar siempre que te apetezca ^^

      Eliminar
  2. Cuánto dolor, cuánta impotencia, todas esas lágrimas escondidas entre las sábanas… Si es que con sólo leer la primera frase se te parte el alma en dos. ¿Sabes? Fue un verdadero placer encontrarte. Porque, aunque tus textos me duelan, aquí, en pleno corazón, me resultan hermosos. ¿Tienes algún otro proyecto largo entre manos? ¿Qué tal te fue con el otro? :33 Seguro que bien, viendo estos últimos resultados.

    Hacía mucho tiempo que no me pasaba por aquí. ¡Y no sabes cómo me arrepiento! Pero creo que tú sabes, mejor que nadie, que los exámenes te dejan sin aliento. Y no me hables de compañeros… ¡DEBERÍAN EXTERMINARLOS! A TODOS, A TODOS HE DICHO. Esos pequeños hijosdeputa van a acabar matándome si no los mato yo primero. Muerte y destrucción a esos ineptos.

    En fin, que me enciendo xD Felicidades por el textazo, por esa sensación de amargura que dejan las despedidas y por todos esos sentimientos y sensaciones que logras transmitir. Leerte es un aliciente para la vida real.

    Pero siempre hay que volver al mundo gris, a los trabajos y a los exámenes de las narices. ¡Un beso muy grande! :)

    ResponderEliminar
  3. A veces duele más el dolor ajeno que el propio, y por ello nos vemos obligados a decir cosas que no sentimos y a fingir sentimientos que no tenemos. Pero... alguien dijo una vez, y creo que fue Maquiavelo, que "el fin justifica los medios", ¿no?

    Besos enormísimos y paciencia, que veo que te hace falta xD

    ResponderEliminar
  4. Jo, pero como me ha dolido. En serio, me ha dejado la boca seca y el corazón hecho añicos... es horrible pasear de la mano con la persona que sabes que unas horas después tendrá el corazón hecho añicos y te maldecirá una y mil veces.
    Lo se porque yo he sido la mala de la película igual que aquí nuestro cicatrizado protagonista...
    áis...
    que bien escribes, Caballero, joder...

    Por otra parte, te anuncio que la Perfecta Prometida no ha terminado -ni mucho menos- apenas he empezado a desentrañar el pasado de Emily como para abandonarla ahora, chss... ¡por quién me tomas!
    jajajaja

    Y no te creas, vivo bien para ser universitaria.
    Lo que pasa es que estoy de prácticas ya en un cole de primaria y tengo clase de mañana y de tarde y no paro en casa. Porque al cole le sumas el grupo y la coral y la escuela de música y la serie que ando rodando con unos colegas y me quedo sin horas
    jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Te odio. No pienso comentar ni una sola palabra, me gusta demasiado este texto.

    ResponderEliminar
  6. Jo, la culpabilidad y la tristeza del que se va...

    Me gusta mucho tu blog, me quedo por aquí.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja no sabes el tino que has tenido para dedicarme unas palabras y mandarme un gran beso en esta entrada precisamente. Describe el 99% de mis relaciones XD Lo que me he reído XDD

    Bueno, ya estoy de vuelta. No me fui del todo realmente. Privaticé el blog unos días para mí pero ya he regresado. Puedes seguir leyendo cosas mías si sigues sin apreciar la salud de tus ojos XD Yo también te he/os he echado de menos, mis amores :*

    Respecto al relato, es bastante fiel a la realidad. Lo describe bastante bien, y puedes fiarte de mí en esto, soy una experta para desgracia mía o, bueno, de los que les ha tocado la peor parte XD Se entiende el dolor, el cabreo o el odio hacia tu persona. Es lógico que te lo profesen, pero es una situación que no se puede evitar. Si tiene que pasar, pasará, y no puedes hacer nada más que recoger tus cosas e irte sin hacer más daño aún. Lo que muchos a los que rompen el corazón no saben, es que tú también te llevas tus cicatrices...

    ¡¡Un graaaaaan graaaan beso y abrazo!! :D Me alegra estar de vuelta :)

    ResponderEliminar