Máscaras y Mentiras

Tengo secretos.
Qué tontería, ¿no? Todo el mundo tiene secretos, pequeñas cosas que preferimos que no se sepan: sentimientos rotos, noches borrosas en camas ajenas, pecados recubiertos de placer...
Pero no es eso a lo que me refiero.
Esos secretos te pueden quitar el sueño, pero los míos te quitan la vida.
Te asfixian. Te incendian. Te devoran.
Quizás sería más acertado decir que ellos son los que me tienen a mí, y no al revés.
Y supongo que tiene su gracia, que ni siquiera pueda recordar en qué momento empezaron a ser más fuertes que yo. ¿Cuándo se complicó tanto esta farsa? Hay tantas mentiras que mantener en pie, y es tan grande el personaje del que me he disfrazado...
Siento que ya no soy yo mismo; que, incluso a solas, sigo siendo esa persona, ese actor que mira sin mirar desde el otro lado del espejo, que se deja la piel por ser lo que los demás quieren que sea. Y es curioso, porque ni siquiera así deja de sentirse solo, y triste, y abandonado. Traicionado, pero esta vez por sí mismo. Por mí.
A veces no soy capaz de sostenerle la mirada.
A veces, duele demasiado.
Quiero dejar de sentirme así. Quiero salir de este enorme bosque lleno de sombras en el que me he metido, en el que estoy perdido desde hace tanto tiempo. Pero no puedo, no sé hacerlo solo.
¿Y confiar? Confiar no es una opción. Entre las penumbras de este infierno de madera es imposible distinguir a los lobos de los hombres. Hay demasiadas fieras disfrazadas de personas.
Solo quería un final feliz, ¿sabes? Cuando empecé con todo esto, digo.
Las mentiras eran una forma de mantener mi mundo en pie hasta alcanzarlo, un escudo contra la aplastante realidad. Solo eran una herramienta, hasta que se empeñaron en ser en algo más.
Ahora... Ahora lo son todo. Los secretos se multiplican, y la única de mantenerlos ocultos y que no me destruyan es seguir mintiendo.
Seguir enredándome en esta telaraña.
Últimamente he empezado a desear que algo pase, que alguien me descubra. Bastaría un error, una mentira mal colocada, y todo este laberinto se caería sobre sí mismo. Puede que así me liberase por fin; puede que así me destruyese de una vez. En el fondo creo que ya me da igual.
Pero soy demasiado buen mentiroso; si no, ¿cómo habría llegado hasta aquí? Mis gestos, mi voz, mis palabras... Están medidas al milímetro, cortadas con la precisión de quien sabe bien cómo improvisar un parche para arreglar una realidad desagradable.
Debo aceptar que nadie va a liberarme, que pasaré el resto de mi existencia encerrado en la prisión en la que se ha convertido mi cuerpo, que nunca encontraré la salida de esta arboleda desordenada. Que nadie sabrá jamás cuántas noches me he enfrentado desnudo y desarmado a la soledad, y al frío, y al miedo.
Porque, a ti no tengo que mentirte, siento un miedo atroz que se me atraganta, y ni siquiera puedo compartirlo porque el personaje que interpreto nunca siente pánico.
Irónico, teniendo en cuenta que todo esto es consecuencia de haber sido un cobarde.
Me estoy hundiendo. Me hundo día a día, segundo a segundo, y me temo que no tengo remedio.
Pero creo que me he pasado con el tiempo. Mira, ya casi se asoma la aurora por el horizonte, vestida de rosa y naranja. Pronto te despertarás, y me darás un beso de buenos días, y volveremos a interpretar esta pieza repetitiva que es nuestra vida juntos.
Si tan solo pudiera quererte una milésima parte de lo que tú me quieres...

Buenas :D ¿Qué tal lleváis saber que no tenemos clase mañana? Por una vez sirves de algo, Sto. Tomás, aparte de para joder en los exámenes.
Respecto al texto, admito que guardo muchos secretos, pero pocos son míos por derecho propio. No sé qué tendré, pero a la gente le transmito confianza (en serio, ¿alguien me explica por qué? xD) y me acabo enterando de cada cosa... Solo me falta la fe para hacerme cura. Pfjajajaja. Como si ellos la tuvieran :_D
En fin, os veo la semana que viene. ¡Recordad que Abbise está a la venta, y que os quiero mucho, y que lo uno no tiene nada que ver con lo otro!

8 comentarios:

  1. ¿Que Abbise está a la venta? ¡Vaya, qué bien! ¡Enhorabuena! Me alegro muchísimo de que la hayas publicado, me la tengo que comprar a ver si la termino por fin (que lo de leer por internet siempre me acaba agobiando y lo dejo, muy a mi pesar)
    Gracias por pasarte por mi blog, aunque confieso que no sé cuánto me durará la emoción de reescribir Ni príncipes ni princesas (de hecho, ya me he quedado un poco atascada a la tercera página, pero bueno xD)

    ResponderEliminar
  2. Qué comentario más raro te he dejado, como sin acabar xD Te iba a decir también que me ha gustado esta entrada, sobre todo la última parte, "Si tan solo pudiera quererte una milésima parte de lo que tú me quieres..."
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto (qué pesada soy), quiero un ejemplar firmado de Abbise, que he visto los de Madrid tenemos esa posibilidad :D Así que infórmame de qué es lo que hay que hacer para conseguirlo, porfa.

    ResponderEliminar
  4. A veces parece que adoptamos la mentira como una extraña forma de vivir, hay otras mil formas de hacerlo pero adoptamos esa, quizá porque la verdad a veces es tan cruel que una mentira te permite tomarte el tiempo suficiente para pensar las cosas, pero una mentira siempre será un arma de doble filo. No te puedes fiar de ellas porque al final acabas haciendo lo que ellas quieren, y te pierdes... Creo que a veces he optado por actuar detras de alguna mentira, solo durante un breve espacio de tiempo, luego me era insoportable seguir viviendo así. Me han mentido muchas veces y creo que disfrazarme de una de ellas no me convertirian en una persona mejor.

    Por fiiiiiiiin, tenia muchisimas ganas de volver a leerte. De saber que al menos un pequeño retazo de tu texto haría alusión a una etapa de mi vida por muy efímera que fuese...pero me ha encantado, de verdad. Me ha gustado muchísimo.

    Estuve el otro día leyendo Abbise tenía mucha curiosidad de saber algo de esa historia...y me ha encantado como todo lo que escribes.

    Un beso muuuy grande y escribe pronto que me pasaré por aquí en cuanto lo publiques :)

    ResponderEliminar
  5. Mentirse a uno mismo es lo peor que puede hacer alguien.
    Tomar riesgos conlleva mucha responsabilidad, pero tomar riesgos es necesario si uno pretende vivir una vida propia.
    Te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  6. Que nadie sabrá jamás cuántas noches me he enfrentado desnudo y desarmado a la soledad, y al frío, y al miedo.
    Porque, a ti no tengo que mentirte, siento un miedo atroz que se me atraganta, y ni siquiera puedo compartirlo porque el personaje que interpreto nunca siente pánico.
    Irónico, teniendo en cuenta que todo esto es consecuencia de haber sido un cobarde

    Sabes de mi afición por citarte, y aunque me cuesta elegir fragmentos pues tus entradas enteras me enamoran, me quedo con esto. En serio, me ha llegado.
    CARLOS, DEJA DE ESCRIBIR ASÍ DE BIEN. VOY A TERMINAR ENFADÁNDOME, EN SERIO.

    Pd: Respecto a tu comentario en mi blog... No, no, me niego, pienso tener Abbise entre mis manos colaborando a ello :) Estoy deseando leerla!
    Y con Gélido... pues no he vuelto a escribir ni una sola palabra, la verdad es que ahora no me siento a gusto con las novelas, pero la terminaré algún día, me gusta demasiado esa historia:)

    ResponderEliminar
  7. No sabes cuánto echaba de menos leerte, de verdad.
    Lo primero.. el texto es brillante, mágico.. Aunque la verdad es que viniendo de tí no me esperaba otra cosa. Me tienes muy mal acostumbrada :)
    Creo que te vas a cansar de leerlo pero.. es que todos y cada uno de tus textos logran entrar y adueñarse de una pequeña parte de mí, que permanecía escondida, esperando que nadie la descubriese. Y es que, a veces, como tú dices, duele. Me siento tan identificada..
    Por cierto, el final es... desgarrador. Creo que solo tú podrías escribir algo así y darle un final tan inesperado. Inesperado y que logra a la vez que el texto sea más magnifico y más trágico (qué te voy a decir, si ya sabes que adoro estos finales!)

    Por cierto, leyendote me he acordado de una frase de un libro que leí hace algún tiempo que hablaba de los secretos. Es una frase que he utilizado en varias ocasiones para explicar como me sentía y creo que va que ni pintado con el principio de lo que has escrito... Aquí te lo dejo:
    "Existen dos tipos de secretos: Hay secretos de boca y secretos de corazón. La mayoría de los secretos son secretos de la boca. Chismes compartidos y pequeños escándalos susurrados. Esos secretos ansían liberarse por el mundo. Un secreto de la boca es como una china en la bota. Al principio apenas la notas. Luego se vuelve molesta y al final insoportable. Los secretos de la boca crecen cuanto más los guardas, y se hinchan hasta presionar contra tus labios. Luchan para que los liberes. Los secretos del corazón son diferentes. Son íntimos y dolorosos, y queremos, ante todo, escondérselos al mundo. No se hinchan ni presionan buscando una salida. Moran en el corazón, y cuanto más se los guarda, más pesados se vuelven.
    Es mejor tener la boca llena de veneno que un secreto en el corazón. Cualquier idiota sabe escupir el veneno, pero nosotros guardamos esos tesoros dolorosos. Tragamos para contenerlos todos los días, obligándolos a permanecer en lo más profundo de nosotros. Allí se quedan, volviéndose cada vez más pesados, enconándose. Con el tiempo, no pueden evitar aplastar el corazón que los contiene.”

    Yo termino esta semana exámenes asique espero que a finales de esta semana pueda ingresarte el dinero.. De cualquier forma te aviso por aquí y por correo para que lo sepas :). Estoy deseando leerla, y eso del libro dedicado? Me acabas de dar en mi punto débil jajaja ^^ ..
    Muchísima suerte para tus examenes :) aunque estoy segura de que no la necesitarás.
    Respecto a mí.. he actualizado, nada bueno la verdad, pero echaba de menos este mundillo..

    Un abrazo enorme :)
    Y eso de que estás estancado.. A mí, cada una de tus historias me parece increiblemente diferente, única y especial. Es por cosas como estas por las que me gusta la magia :)

    ResponderEliminar
  8. He de informarte de que no he podido con mis ganas y he hecho ya la transferencia ^^
    Ya tienes un correo con todos los datos que pedías (bittersweett@..) :)
    No puuedo esperar para tnerla en ms manos :)
    un abraazo enorme :)

    ResponderEliminar