C21H23NO5

Anoche llegó a mí desnuda, con la luna dibujando sombras sobre su piel y el pelo suelto en una cascada de rizos azabache. Llegó, me miró y... sonrió.
Y parecía tan dócil, tan pacífica, tan frágil, que me dejé engañar.
Caminaba ligera, como arrastrada por la brisa, y sus ojos, de un marrón dulce, delicado, me miraban sin parpadear mientras se acercaba. Tardó menos de un suspiro en llegar a mi lado, y, después de mirarme un momento desde lo alto, echó las rodillas al suelo y se recostó frente a mí, apoyándose en su mano derecha.
Las cigarras dejaron de cantar.
-Has venido-susurré, extendiendo mi mano para tocar su mejilla.
Ella cerró los ojos y se dejó acariciar.
-Te prometí que vendría, ¿no?-contestó, torciendo la sonrisa-. Yo siempre vengo. Eres tú el que me aparta y huye.
Su labio inferior tembló mientras mi mano descendía por su cuello en una caricia interminable. Me acerqué a ella lentamente, centímetro a centímetro, hasta que pude sentir su respiración en mi nariz.
En aquel momento deseaba besarla más que nada en este mundo.
Sin embargo, antes de que pudiera recorrer aquel instante que nos separaba, ella se apartó y abrió los ojos: de cerca, aquella mirada me golpeó tan fuerte que sentí que me mareaba.
Negó con la cabeza, y yo también retrocedí, avergonzado.
-Lo siento-suspiré, buscando su mano con la mía-. Lo siento.
Ella volvió a sonreír y se colocó el pelo detrás de la oreja. La luna había dejado de lanzar sombras sobre su cuerpo, y su piel inmaculada parecía un lienzo en blanco.
-Eres hermosa.
-Tú también lo eres.
Mi mano libre buscó su cadera; la suya se quedó en mi pecho, sobre mi corazón, contando mis latidos acelerados.
Ambos respiramos profundo al mismo tiempo y sonreímos.
La calma aún duró un instante más antes de que, incapaz de refrenarme, buscase su cuello con mis labios. Ella se dejó empujar hacia atrás, y soltó un gemido de placer mientras yo, ansioso, repasaba cada centímetro de su anatomía con mis dedos, atrapado en el olor a primavera contenida que emanaba cada uno de sus gestos.
Un impulso primitivo, salvaje, tan natural como respirar, me recorría y me dominaba poco a poco, al tiempo que me hundía más y más en aquel mar de curvas irresistibles del que ya no podría escapar.
Sus dedos, hábiles, se enredaban en mi pelo mientras tiraba de mi cabeza hacia la suya, y ya no me importaba que aquella mirada me quemase, porque en aquel momento, bañados en sudor, a unos milímetros de distancia, éramos una estrella diminuta, jadeante y temblorosa.
Nuestros cuerpos, compenetrados, vibraban al mismo compás desenfrenado de nuestras respiraciones, que ya eran solo una. Y entonces, en el momento del clímax, cuando casi soñaba que podía comprender lo misterioso de su belleza, nuestros labios se juntaron y sentí que me asfixiaba.
Que cada gota de energía que había en mi interior se evaporaba en una vorágine de placer y deseo inagotables, y se perdía para siempre.
Desperté, empapado en sudor, con la ropa pegada a mi piel y un grito mudo atrapado tras mis dientes.
Desperté, con una mezcla de espuma y sangre en las comisuras de los labios y el miedo cosido a mi acelerado corazón.
Desperté, me arranqué la jeringuilla del brazo y volví a jurar, por enésima vez, que aquella sería la última sobredosis de mi vida.

Bueno, sí, esto es un poco... erótico. No es mi estilo, lo sé, pero quería comprobar si podía crear este tipo de imágenes sin caer en lo obsceno, y creo que más o menos lo he conseguido xD Aunque el resultado final, ahora que lo releo, no termina de convencerme (cosa que me pasa mucho últimamente...). En fin... Como hoy he madrugado mucho -para ver mis notas de Selectividad- y he dormido fatal -por los nervios de mis notas de Selectividad-, creo que me merezco irme a la cama y descansar. See ya'!

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, el final es del todo inesperado =) Y el cambio de registro también me mola :P
    Qué tal ha ido selectividad? Yo me entero de las notas el día 26. Espero que la Diosa Fortuna te oiga y se apiade de mí xDD
    Besos gigantes ^^

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha sorprendido bastante el final. Bueno, ya lo estaba haciendo el texto (te luces cada vez que innovas, Carlos) pero no me esperaba que terminase así. Una descripción exquisita y un final inesperado. Enhorabuena!
    PD: Cuéntame qué tal las notas, aunque seguro que genial :)
    PD2: Echo de menos los diálogos.

    ResponderEliminar
  3. Te vi venir...
    Quizás una de tus noches tormentosas te visite en astral...

    Un beso...

    ResponderEliminar
  4. Qué tal fue selectividad? Estoy segura de que ha ido perfecta y entrarás en lo que quieras :) ..
    En cuanto pueda, prometo contestarte al email (espero que pueda ser en estos días ^^)

    Por otra parte... Venga Carlos! Solo te perdono que tardes tanto en actualizar por lo INCREIBLEMENTE maravillosas que son tus palabras. No sé como lo haces en serio, pero consigues atrapar al lector por completo... Puf, la verdad que adoro cuando escribes algo y al final le das un vuelco totalmente inesperado, es genial!
    ¿Qué puedo decirte? Si es que todo lo que escribes.. sea el tema que sea, acabas dándole forma con tus dedos y haciendo algo perfecto... En serio, tus palabras son magia, siempre te lo he dicho :)

    Un abrazo enorme Sombra,
    Vuelve pronto por aquí, echo de menos tus palabras.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja tenías que haber visto la cara que se me ha puesto al ver que estaba leyendo algo tuyo de tono erótico. Tenía que haberme hecho una foto jajajaja

    Ahora en serio, me ha gustado. Ha quedado muy bien, sensual y elegante, nada vulgar. Puedes estar tranquilo ;) Y el final me ha encantado, no podías haberle dado uno mejor, creo yo ;) Aunque si el personaje siente eso cada vez que se coloca, ¡madre mía!, normal que jure mil veces que no lo volverá a hacer, ¡yo también caería! jajaja

    Espero que hayas obtenido buenos resultados en Selectividad. Aunque... eso es algo seguro :P Venga, ¡una porra! Yo predigo... un 13 (si has hecho específicas, si no... 9,4). ¿He acertado? jaja

    Que vaya todo muy bien, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  6. Cierto... elegante y sensual, sin ser vulgar :)
    Transladaste perfectamente las imagenes a mi cabeza.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar